¿Se han apagado las llamas?

Bueno, ya faltan 5 meses y medio… ¿Y en qué momento está ésta aventura ahora mismo? ¿Estamos tan emocionados como al principio? ¿Nerviosos, quizás?

Pues lo cierto es que no. Pero eso no es algo negativo. Os lo explico.

Nos vamos en cinco meses, y lo cierto es que los nervios se han amedrentado bastante. La emoción sigue ahí, como unas brasas la mar de calentitas, pero ya no queman. Ahora ocurre un nuevo fenómeno extraordinario: No nos lo creemos.

La falta de novedades –y es que nuestra vida personal ha seguido como siempre, sin muchos cambios-, hace que el viaje ahora parezca lejano, irreal. A pesar de tener los billetes, el hospedaje, parte de los ahorros… A pesar de todo eso, el viaje está todavía lejos, y no sabemos cómo pero todavía no podemos creerlo.

A corte personal, estoy en un estado en el que sé que debería estar más pendiente y “a tope” con éste tema, pero la realidad es que no hay nada que pueda hacer ahora para avanzar en éste viaje, si no esperar a que llegue. Así que ahora, sinceramente, y a pesar del hype que siento en el corazón, estoy más pendiente de mi vida personal.

Os voy a contar un poco de ella, para que entendáis el porqué.

Soy artesano. Y el año pasado gané un concurso a mejor stand en mi feria preferida. Fue y es un absoluto honor. A sabiendas de que el año que viene no podré participar, iba a ir “relajado” a esta edición, sin la intención de participar de nuevo en ése concurso… Pero supongo que yo no soy ése tipo de persona, y que mi negocio me da tanta vida que éste año finalmente he decidido irme a lo grande. “Go big or go home” es una de mis frases preferidas. Así que dicho y hecho, éste año haré las mejores esculturas hasta el momento, llevaré mis mejores galas e incluso estoy planenando promociones muy emocionantes para mi pequeño stand. Eso, entre otras cosas también importantes, pero más bien privadas, son motivos que me tienen ligado íntimamente con estos últimos meses antes del viaje. Así que supongo que realmente tengo un fuerte deseo de disfrutar estos meses, porque tanto si me quiero quedar a vivir a Nueva Zelanda permanentemente como si vuelvo a Barcelona, no importa, quiero vivir estos meses al máximo.

Así que estamos viviendo estos meses tan frenéticos de una forma bastante activa, cambiando malos hábitos, cerrando capítulos, viajando con nuestros seres queridos y pasándolo tan bien como sea posible.

Es en este momento, mientras escribo este, me he dado cuenta que éste viaje me ha cambiado la vida desde el momento en el que tuve la certeza que quería hacerlo. En el momento que decidí que algún día me iría a vivir a Nueva Zelanda, en el momento en el que le hablé a Erik de éste maravilloso país por primera vez, en el momento en el que intentamos conseguir los visados y fracasamos, en el momento en el que lo volvimos a intentar y los conseguimos, en todos esos momentos ya me había empezado a guiar hacia la mayor aventura que he vivido nunca.

Y sí, hablo en presente, aunque todavía no me he ido.

Este viaje está sacando el lado más activo, más vital, el lado más resolutivo y atrevido, el lado aventurero y el lado más creativo de mis entrañas. En un mismo año he mejorado mis habilidades, he aprendido a conducir, he ganado concursos, he superado mis crisis de ansiedad… Y todo ello desde que decidí que mi vida tenía un objetivo y era el conocer mundo. Jamás me habría imaginado que éste año sería tan absolutamente maravilloso, y que encima lo viviría de la mano de mi compinche de fechorías, de mi compañero.

Así que… Bueno, no, no estoy tan emocionado como al principio. Porque la emoción es algo que arde, y yo ahora soy como unas brasas, unas seguras y cómodas brasas que siempre calientan los pies para que sigan andando en la dirección correcta. Pero sí, estoy feliz. Estoy feliz porque siento que, salga bien o mal el viaje (que salga mal es bastante improbable, la verdad), habrá sido una decisión que me ha abierto la mente en muchas direcciones. Y creo que ése el secreto de la felicidad: Estar siempre en movimiento.

Uriel

artista y viajero

Uriel

¿Hablamos de dinero?

¿Hablemos de dinero? Ha llegado la hora del temido momento, vamos a contar cuánto dinero nos costará irnos a disfrutar de Nueva Zelanda. Los siguientes

Leer más »